Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Venezuela, Nicolás Maduro, acordaron este sábado la creación de una empresa "grannacional" para la producción conjunta de alimentos y reunirse cada tres meses para evaluar los resultados de éste y otros proyectos bilaterales.

Los mandatarios se reunieron en el pueblo boliviano de Tiquipaya, junto a la ciudad central de Cochabamba, para repasar la cooperación entre ambos países y establecer nuevos acuerdos que firmarán mañana ante seguidores del presidente Morales.

Esta ha sido la primera visita oficial a Bolivia como presidente de Nicolás Maduro, quien destacó que la reunión permitió "reencontrar un conjunto de proyectos para ser potenciados con mucha fuerza".

Entre ellos está la creación de una empresa para "encarar la producción de alimentos de manera conjunta", un proyecto anunciado por el ministro de Exteriores boliviano, David Choquehuanca, y que llamó la atención ante los problemas de desabastecimiento registrados en Venezuela.

"Nosotros venimos aquí a buscar (...) unión, hermandad, afecto, cariño, bolivarianismo, es lo que venimos a buscar y lo conseguimos cada vez que venimos", dijo el ministro venezolano de Comunicación, Ernesto Villegas, al ser preguntado sobre si Venezuela busca suministro alimentario de Bolivia.

Evo Morales no hizo una alusión directa a esta iniciativa, pero en su intervención sostuvo que es importante "no hacer faltar al pueblo alimento, energía y agua fundamentalmente".

Aseguró que Bolivia tuvo problemas de desabastecimiento de dos productos, de los que culpó a "algunos empresarios" que, según el mandatario boliviano, quisieron "sabotear" su Gobierno.

Por ello, destacó la importancia de que el Estado controle la producción y exportación de alimentos, y sugirió resolver estos problemas "de manera conjunta en el marco de la solidaridad y complementariedad".

Maduro, a su vez, resaltó "la necesidad de convertir la experiencia acumulada en los proyectos de cooperación y unión entre Bolivia y Venezuela en una sólida base integral para la construcción de la nueva América Latina".

Los mandatarios, según Morales, quieren reunirse cada tres meses para revisar las "agendas" y los "resultados" de los proyectos.

El terreno para el encuentro presidencial fue preparado desde el viernes por los ministros de ambos países, que evaluaron los resultados de la cooperación en diversas áreas.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, expuso las conclusiones del debate ministerial en mesas de trabajo sobre agricultura, comunicaciones, industrias, hidrocarburos, salud y deportes, defensa, ciencia y tecnología, educación y comercio.

Junto a la empresa de producción de alimentos también se acordó crear una red de radios de los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), tras los buenos resultados del canal Telesur.

Además, según Choquehuanca, se propuso implementar "a corto plazo" un convenio que ambos países firmaron en marzo de 2011 para la prevención del consumo de drogas y la represión del narcotráfico.

El canciller boliviano no especificó si ese documento incluye la solicitud a Venezuela de helicópteros para la lucha antinarcóticos anunciada hoy por Gobierno.

En defensa, se acordó negociar un crédito de Venezuela para equipar la escuela de defensa del ALBA establecida en la región oriental de Santa Cruz.

En energía, La Paz y Caracas decidieron revisar los contratos para que la petrolera venezolana PDVSA explore en territorio boliviano y conciliar cuentas "en el marco de los contratos de suministro" de carburantes.

Maduro anunció que ambos países se han propuesto "dar una nueva escala superior" a la cooperación en el ámbito social, repasando los proyectos que tuvieron éxito para "multiplicarlos".

En sus discursos, ambos gobernantes tuvieron presente la figura del fallecido Hugo Chávez, a quien Morales volvió a llamar "redentor de los pobres".

Al concluir la cita, el mandatario venezolano regaló a su homólogo un cuadro con una fotografía gigante de Chávez y Morales le correspondió con un antiguo aguayo (tela hilada por indígenas andinos) enmarcado.

La visita de la comitiva venezolana concluye este domingo  con un acto con organizaciones sociales afines a Morales en el lugar conocido como colina o "coronilla" de San Sebastián.

Los mandatarios primero rendirán homenaje a las "Heroínas de la Coronilla", un grupo de mujeres que se atrincheró en ese lugar el 27 de mayo de 1812 para resistir el ataque de tropas del general español José Manuel de Goyeneche, y luego firmarán los acuerdos avanzados este sábado.