El fabricante nacional de motovehículos informó que comenzó a producir motores en su planta del partido bonaerense de San Nicolás, lo que demandó una inversión de 10 millones de pesos (US$1,1 millones) y que llegará a producir unas 4.000 unidades al mes para equipar todos sus modelos.

La fabricación de motores forma parte de un proyecto, que además de la inversión en maquinaria y la ampliación del los controles de calidad, genera nuevos puestos de trabajo que requieren un alto conocimiento técnico, informó la empresa.

En su planta de La Emilia, en San Nicolás, y en donde trabajan más de 300 personas, Motomel instaló la línea de montaje de armado de motores y en su primera etapa producirá 500 motores mensuales de 110 centímetros cúbicos para equipar todos los modelos de la empresa, hasta llegar a una capacidad de 4.000 unidades al mes.

El Director Industrial de Motomel, Carlos Spangemberg, afirmó que “el motor es el componente más complejo de una moto dada la cantidad de piezas, materiales y controles exhaustivos que requiere”.

Entendió que la marca podrá “crear a partir de esta inversión una industrialización de este vital componente que a largo plazo nos asegure sustentabilidad en la provisión de partes y nos haga tener una industria competitiva”.