Illinois. Motorola está planeando inyectar miles de millones de dólares en su improductivo negocio de telefonía celular cuando se divida en una compañía independiente el próximo año.

Bajo una estructura que está siendo creada este año, Motorola planea recomprar la mayoría de su deuda y entregar la gran parte de su efectivo restante de entre US$3.000 millones y US$4.000 millones a la nueva compañía centrada en la filial celular, según personas familiarizadas con la situación.

La empresa con sede en Schaumburg, Illinois, dijo que también liberará a la compañía de las obligaciones de pensión y otras, con lo cual se resalta lo importante que es para la junta de Motorola asegurar la viabilidad del negocio.

Una vocera de Motorola declinó comentar sobre los planes específicos de la compañía. "Los copresidentes ejecutivos tienen una visión y continúan trabajando juntos con sus equipos respectivos para posicionar a cada negocio como independiente y que tengan éxito", dijo.

La fabricante de equipos de telecomunicaciones se ha estado preparando para su división a principios del 2008, cuando se vio presionada por el inversionista Carl Icahn, quien planteó que la compañía valdría más si se dividía en partes.