El presidente José Mujica busca un acuerdo interpartidario para concretar la reforma de Administración de Ferrocarriles del Estado (AFE), la empresa ferroviaria estatal. La Corporación de Construcción Ferroviaria de China (CRCC) propuso al gobierno un plan de inversión para realizar la reforma que convenció a Mujica, pero el presidente pretende encaminarlo antes de que termine su gobierno, en marzo del año próximo. Para adjudicar la inversión, la normativa vigente exige la apertura de una licitación internacional, proceso que demoraría al menos dos años antes de comenzar a reconstruir las vías ferroviarias. En contrapartida, el mandatario busca acelerar el proceso y adjudicar de forma directa la restauración de la red ferroviaria a la compañía china. Para ello, recurrirá al apoyo de la oposición.

“En cuanto tenga la propuesta meticulosa, el plan de acción y la propuesta financiera, voy a hablar con autoridades del Partido Nacional, del Partido Colorado, obviamente con las autoridades del Frente, porque el problema es que estando un banco oficial chino que financie y todo lo demás, los chinos necesitan la garantía del Estado”, dijo ayer Mujica a VTV.

En cuanto a la propuesta de CRCC, la empresa estatal ferroviaria china, el mandatario explicó que “quieren hacer las cosas de gobierno a gobierno, y nuestra legislación no es muy favorable a ese tipo de cosas”.

Los inversores chinos presentaron al gobierno la semana pasada un proyecto concreto para la restauración de 145 kilómetros de red ferroviaria en el tramo que une el poblado de Algorta con la ciudad de Fray Bentos, en Río Negro. Los inversores se reunieron el jueves en el Ministerio de Transporte y Obras Públicas con el subsecretario, Pablo Genta, el prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, y autoridades del Directorio de AFE, informó este lunes el diario La República.

El vicepresidente de AFE, Álvaro Fierro, dijo a La República que los empresarios chinos “llegaron con una propuesta alentadora bajo el brazo, para analizar y hacer sugerencias por nuestra parte”.

Un atajo para evitar demoras

La reforma de AFE es uno de los objetivos que Mujica se planteó para el período de gobierno que culmina en marzo del año próximo. El mandatario sabe que para adjudicar la ejecución del proyecto a los inversores chinos necesita abrir una licitación internacional, proceso que podría insumir varios años. Por ello, busca un atajo al recurrir a la oposición. “Son decisiones que hay que tomarlas, pero las tiene que tomar el sistema político, porque si entramos en el camino de la licitación puede ser que estemos dos o tres años discutiendo y apelando y todo lo demás”, dijo ayer el mandatario.

“Yo no puedo tomar solo esa decisión, pero creo que el país la tiene que tomar globalmente. Preparar una cosa de estas lleva años de discusiones. Yo quisiera dejarle al gobierno que viene un camino que está iniciado y que después siga”, agregó.

En las reuniones mantenidas la semana pasada, los técnicos uruguayos acordaron presentar los requisitos para ejecutar el proyecto en los 15 días siguientes a Semana Santa, según informó La República.