Montevideo. Antes del mediodía ya habían comenzado a llegar al Hotel Conrad de Punta del Este varios de los empresarios que participarán en esta jornada en la reunión que el presidente electo José Mujica y el vicepresidente Danilo Astori mantendrán con más de 1.500 hombres de negocios de la región, Estados Unidos y Europa.

El objetivo de esta reunión es atraer inversiones extranjeras y otorgar certezas a los empresarios extranjeros sobre el rumbo que tendrá la economía uruguaya en el próximo gobierno.

Según explicó a Observa la secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores del Uruguay (coorganizador del evento), Teresa Aishemberg, el evento apunta a dar “seguridad sobre las reglas de juego” que implementará el próximo gobierno.

“Estamos apostando a que el país marche bien. Para eso es necesario dar certezas para que se generen más actividades y asociaciones estratégicas con los inversores, generando más puestos de trabajo”, indicó.

Aishemberg consideró que este gesto del gobierno electo “de apostar a un país para invertir” es una buena señal.

En este sentido, destacó la participación de líderes de la oposición como los ex presidentes Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle y el líder del Partido Independiente, Pablo Mieres. “Esta es una visión apoyada por todos los partidos y es una forma de demostrar que se resolvió alinear la discusión en todos los sectores”, indicó.

El titular de la Asociación de Cultivadores de Arroz, Ernesto Stirling, destacó la reunión como “un gesto muy importante para los empresarios e inversores de parte del próximo gobierno”. Según indicó a Observa, este será un espacio propicio para “un intercambio interesante con el gobierno”.

“Es algo interesante. En la medida que haya espacios de preguntas pueden darse intercambios interesantes con el gobierno que puede tomar nota de algunas recomendaciones que desde el sector agropecuario tenemos planeado presentar”, indicó.

Aunque prefirió no adelantar las consideraciones que el sector tiene para entregar al próximo gobierno, Stirling dijo que se solicitarán reuniones “con varios ministerios” para tratar temas relativos a “la calidad de los productos y la certificación de la práctica arrocera”, entre otros.

Stirling consideró que esta instancia es una buena oportunidad para que el próximo gobierno pueda recabar información sobre el sector empresarial “que le permita concretar acuerdos”.

Considerado como un símbolo de austeridad, que pregona a través de su forma de vida, Mujica se enfrenta hoy al desafío de captar inversores para concretar sus planes de aquí a los próximos cinco años.