El Bank of America llegó a un acuerdo con el gobierno estadounidense para pagar US$772 millones en multas y compensaciones por incitar a obtener servicios adicionales en tarjetas de crédito que ampliaban las deudas de los clientes.

El acuerdo fue alcanzado con la Oficina del Auditor de Divisas (OCC) y la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB), creada por el presidente Barack Obama contra la mala práctica de ofrecer a los consumidores productos confusos ligados a las tarjetas de crédito.

Bank of America, el segundo mayor banco estadounidense, pagará US$727 millones en reembolsos a afectados y US$20 millones en multas a la CFPB y US$25 millones a la OCC.

El "Bank of America ha engañado a los consumidores y les ha facturado injustamente por servicios que no ha provisto. No vamos a tolerar ese tipo de prácticas y continuaremos vigilando a las compañías que hacen daño al consumidor en este mercado", indicó Richard Cordray, director de la CFPB, en un comunicado.

Las compañías de tarjetas de crédito han promovido este tipo de productos de manera agresiva a los consumidores, algo que ha sido criticado por los reguladores estadounidenses.

El gobierno de Barack Obama aprobó en 2009 una ley para evitar este tipo de prácticas que ocultan información a los consumidores de tarjetas de crédito y la CFPB ha intentado ampliar el alcance de las sanciones contra aquellas entidades que han incumplido.