Washington. Una multa US$88,3 millones deberá pagar el segundo banco más grande de Estados Unidos, JP Morgan acusado de violar la política de sanciones de la Casa Blanca.

De acuerdo al departamento de Finanzas norteamericano, la institución crediticia ha incurrido en "manifiestas violaciones a la política de sanciones nacional".

Según detalla la agencia Infobae, JP Morgan participó en transferencias por US$180 millones desde 2005 a países como Cuba. Y además le concedió un préstamo a un socio iraní por US$2,9 millones.

La vocera de la entidad insistió en que sólo "se trata de casos aislados".

Durante el segundo trimestre de 2011, el banco ha registrado una ganancia de US$5.430 millones.