La empresa multinacional estadounidense Bunge disputará a Gruma los mercados estadounidense y mexicano de harina de maíz para masa, luego de acordar la compra de una participación de control en Grupo Minsa, lo que provocará el desliste de ésta en la Bolsa Mexicana de Valores.

La transacción, cuyo monto no fue revelado, incluye la toma de control por parte de Bunge de cuatro plantas en México y dos en los Estados Unidos, en donde Bunge entró al mercado de harina de maíz para masa en el 2014 con la compra de su primera planta en ese país.

Las seis plantas de Minsa representan una capacidad combinada anual de procesamiento de 700.000 toneladas métricas, informó Bunge en un comunicado. Se espera que la transacción se cierre a inicios del 2017 y está sujeta a la aprobación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece).

Con 35.000 empleados y operaciones en 40 países, Bunge participa en mercados como la producción de aceites de cocina, procesamiento de caña de azúcar, molienda de trigo, procesamiento de alimento para ganado y comercialización de fertilizantes.