Santiago de Chile. La naviera chilena Compañía Sudamericana de Vapores (CSAV) anunció la firma de un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos para pagar una multa de US$8,9 millones por su participación en una conspiración para fijar precios en ese país.

Según informó en un hecho esencial enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), la naviera aceptó pagar la multa y se comprometió a colaborar con la investigación de los tribunales estadounidenses.

Los fiscales antimonopolio del Departamento de Justicia señalaron este jueves que la empresa había conspirado para eliminar la competencia en el mercado internacional de transporte marítimo de carga de autos y camiones.

Según la demanda, CSAV buscó suprimir la competencia a través de la asignación de rutas y clientes, manipulando licitaciones y fijando precios para la venta de servicios de carga marítima internacional, prácticas que realizó al menos entre enero del 2000 y septiembre de 2012.

La naviera chilena precisó que la multa de US$8,9 millones no tiene ningún efecto en sus resultados porque la provisión efectuada por la compañía en marzo del año pasado cubre ese monto.

CSAV está controlada por Quiñenco, la matriz de inversiones del conglomerado empresarial de la familia Luksic.