Montevideo. La mejor situación económica de América Latina y el crecimiento de la inversión extranjera apuntalarán el negocio de los bancos en la región en los próximos años, dijo la Federación Latinoamericana de Bancos (Felaban).

En el 2010, "la demanda interna de los países (de la región) creció, la inversión extranjera volvió a crecer, el comercio con otros continentes repunta y el comercio intrarregional se vuelve más dinámico", dijo el presidente de Felaban, Ricardo Marino, a Reuters en una entrevista reciente.

"Ese entorno favorable resulta ser tierra fértil para que los servicios financieros crezcan y lleguen a más porciones de la población (...) la década que viene tiene grandes expectativas para la economía latinoamericana y, por ende, la banca no será ajena a esta proceso", agregó.

La autoridad también destacó como positivo el control de la inflación, la acumulación de reservas internacionales que otorga amplio margen de maniobra y una posición fiscal más alentadora que 10 años atrás.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estimó en septiembre que el crecimiento en la región podría superar el 5,2 por ciento este año, aunque su dinamismo no sería tan alto en el 2011.

La FELABAN está formada por asociaciones de bancos de 19 países y reúne a más de 500 bancos y entidades financieras del continente.

La semana próxima, el organismo realizará su asamblea anual en el balneario uruguayo de Punta del Este, donde se esperan a 1.000 banqueros de instituciones financieras de América Latina, Estados Unidos, Canadá, Europa y Asia.

Para Marino, el elevado ingreso de capitales desde el exterior que registra la región no necesariamente se refleja en una reducción de las tasas de interés de los servicios financieros.

"El ingreso de capitales a la región se ha traducido en aumento de las reservas internacionales y en una importante apreciación de las monedas nacionales. Esto ha traído como consecuencia una reducción de la competitividad cambiaria que afecta al sector exportador", dijo Marino en la entrevista, realizada por correo electrónico.

"En varios países de la región se han adoptado medidas para contener la fortaleza de las monedas. Entonces, pese a que ingresen capitales foráneos, no necesariamente se abre espacio para reducir las tasas de interés de los servicios financieros", comentó.

Marino dijo, además, que ve poco probable una modificación en la política de bajas tasas en Estados Unidos antes del primer trimestre del año próximo, debido al riesgo aún presente de caer en otra recesión.

Durante el encuentro de Punta del Este, Felaban discutirá las lecciones que aprendió la banca del continente y que le permitieron enfrentar la crisis global, así como los mecanismos para aumentar el acceso al crédito y servicios financieros.

También se tratarán los posibles efectos de la débil situación económica en Europa, el desarrollo del ambiente de negocios y el cambiante panorama en los servicios financieros.