Vevey. Nestlé pronosticó este jueves un modesto crecimiento de sus ventas orgánicas durante este año y reportó su ganancia más débil en 2017, lo que da combustible fresco a la campaña del inversionista Daniel Loeb para revisar la estrategia del grupo de alimentos más grande del mundo. 

Las acciones del fabricante de las barras de chocolate KitKat y del Nescafé tocaron un mínimo de 10 meses después de anunciar que su crecimiento orgánico, que excluye adquisiciones y fluctuaciones cambiarias, fue solo de 2,4% en 2017, incumpliendo la estimación más baja, de 2,6%, de un sondeo de Reuters a analistas.    

Nestlé y sus rivales han estado comprando y vendiendo marcas para mejorar sus resultados, en momentos en que sus ventas se ralentizan debido a un cambio en los gustos de los consumidores hacia alimentos más saludables.   

El fondo de cobertura de Loeb Third Point adquirió una participación de US$3.500 millones en Nestlé el verano boreal pasado y ha estado presionando para que la empresa busque un mayor crecimiento y ofrezca alimentos más saludables.    

Nestlé también dijo que no tenía intención de aumentar su 23% de participación en L'Oreal, lo que probablemente alimente la especulación sobre una venta de su propiedad en la firma de cosméticos.

"Trabajar en los costos generalmente comienza más aceleradamente que el trabajar en el crecimiento", dijo el presidente ejecutivo de Nestlé, Mark Schneider, en la sede de la empresa en Vevey, Suiza.    

Nestlé también dijo que no tenía intención de aumentar su 23% de participación en L'Oreal, lo que probablemente alimente la especulación sobre una venta de su propiedad en la firma de cosméticos, de acuerdo con un operador con sede en Londres.

El presidente ejecutivo de L'Oreal dijo la semana pasada que la compañía estaba dispuesta a recomprar la participación.   

La venta de la participación de L'Oreal, valorada en casi 23.000 millones de euros (US$28.483 millones), es una de las principales demandas de Loeb para cambiar el rumbo de la empresa.

El crecimiento orgánico de las ventas de Nestlé se desaceleró a 1,9% en el cuarto trimestre finalizado el 31 de diciembre, muy por debajo de la cifra estimada de 2,85% en una encuesta de Reuters, afectada por el débil desempeño en América del Norte y Brasil, particularmente en sus negocios de agua y nutrición.   

La ganancia neta durante todo el año cayó un 16% a 7.200 millones de francos suizos (US$7.760 millones), menos que la estimación promedio de US$9.625 millones del sondeo de Reuters, afectada por un deterioro de la plusvalía en su unidad de salud cutánea.