El gigante de los alimentos Nestlé revisó a la baja su pronóstico para todo el año después de que un escándalo de fideos Maggi siguió lastrando sus ingresos.

Las ventas de la empresa de alimentos envasados ​​más grande del mundo cayeron un 2,1% a 64.900 millones de francos suizos (US$68.160 millones) en los nueve meses a septiembre, incumpliendo la previsión de los analistas consultados en un sondeo de Reuters de 65.900 millones de francos.

"Después de un buen desempeño en el primer semestre del año fuimos afectados en el tercer trimestre por acontecimientos excepcionales, relativos a los fideos Maggi en India y un ajuste de descuentos en Nestle Skin Health", dijo el presidente ejecutivo de la firma, Paul Bulcke.

El crecimiento "orgánico" subyacente -ajustado por cambios de divisas, adquisiciones y desinversiones- se desaceleró a un 4,2% en los primeros nueve meses desde un 4,5% en el primer semestre, alejándose aún más del objetivo de crecimiento orgánico de la compañía de un 5 por ciento para el 2015.

La compañía redujo su perspectiva de expansión para el 2015 en torno a un 4,5%, por debajo de su modelo a largo plazo entre un 5% y un 6%.