Lima. La compañía minera Newmont dijo este viernes que ha aceptado las recomendaciones de un equipo de peritos para implementar un plan de mitigación ambiental más estricto en Minas Conga, y que reiniciará las tareas en ese proyecto de oro y cobre en Perú.

El proyecto Minas Conga, que requiere una inversión de US$4.800 millones, ha estado parado desde noviembre por una sucesión de protestas de pobladores que temen que la explotación minera pueda dañar sus fuentes de agua y causar contaminación.

La estadounidense Newmont señaló que antes de que la mina sea desarrollada se construirán los reservorios de agua que garantizarán su suministro a las comunidades del entorno, que viven de la agricultura y la ganadería.

En un intento por acabar con las protestas en la región norteña de Cajamarca -donde se ubica el proyecto- el gobierno peruano contrató a expertos externos para que evalúen el proyecto, tras lo cual ellos recomendaron mejoras al plan de impacto ambiental del proyecto.

El presidente Ollanta Humala solicitó a Newmont y a su socia local Buenaventura que cumplan con las propuestas de los peritos para poder avanzar con el proyecto, que produciría entre 580.000 y 680.000 onzas de oro anuales.

"Ratificamos nuestra decisión de implementar las recomendaciones del peritaje internacional efectuado sobre el Estudio de Impacto Ambiental de Conga, y los planteamientos formulados por el señor Presidente de la República", dijo el vicepresidente de Newmont para Sudamérica, Carlos Santa Cruz en un comunicado.

Humala había adelantado el jueves que Newmont estaba a punto de aceptar formalmente los cambios recomendados, y se espera que hable sobre el asunto el sábado en un discurso a toda la nación.

"Reconociendo la necesidad de asegurar y mejorar el abastecimiento de agua para la población, la primera actividad que la empresa llevará a cabo será la construcción de los reservorios en beneficio de las comunidades del entorno", precisó la empresa en el comunicado.

Santa Cruz dijo asimismo en una entrevista con el canal de televisión local Canal N que los reservorios se construirían en los próximos 18 a 24 meses, a un costo de entre 180 y 200 millones de dólares.

"Estaríamos hablando de US$150 millones  adicionales", agregó el ejecutivo de la minera.

Perú, el segundo productor mundial de cobre y el sexto de oro, posee vastos recursos mineros, pero la extracción suele enfrentar el rechazo de pobladores que temen daños ambientales o piden una mayor participación en los ingresos del sector.

Los conflictos, que suman más de 250 en todo el país, amenazan con frenar proyectos mineros por unos 53.000 millones de dólares previstos para los próximos años.