Managua. Nicaragua apuesta al mercado de los call center internacionales como modo de atraer inversiones y crear empleos en un país que tiene casi un 54% de su fuerza laboral subempleada o desocupada, dijo a la AFP el director de la agencia estatal de inversiones ProNicaragua, Xavier Chamorro.

Este es un sector emergente y los volúmenes de inversión "no son tan importantes, pero crece mucho, (y) emplea a personal con diferente capacidad profesional que no encuentra trabajo", explicó Chamorro.

ProNicaragua impulsa una estrategia para posicionar al país como "un origen en el mercado de servicios" y atraer empresas que empleen a mil o dos mil personas, añadió.

En Nicaragua hay 12 call centers que han creado 4.500 puestos de trabajo, equivalentes a 0,2% de la fuerza laboral, y cuyos salarios (de US$500 a US$700) duplican la media nacional. Esos salarios, sin embargo, son inferiores a los de los profesionales, muchos de los cuales, desempleados, terminan ingresando en el sector como una solución transitoria.

El mercado de servicios a grandes compañías, principalmente de Estados Unidos, "tiene un potencial enorme (...) y no nos queremos quedar atrás" de otros países de Centroamérica que han comenzado en este campo como Costa Rica y Panamá, sostuvo Chamorro.

En América Latina la competencia más fuerte está en Colombia, Argentina y Uruguay, pero los grandes centros de estos servicios a nivel mundial están en la India y Filipinas.

La base de la pirámide de esta industria es la oferta de servicios básicos de atención al cliente, telemercadeo, recuperación de cartera, consultas de tarjetas de crédito, mensajería, seguridad y soporte técnico, entre otras áreas.

En el Call Center "el trabajo es bastante mecánico, pero era una opción laboral y de ingreso fijo, aunque el salario era menor a lo que ganaba antes", dijo a la AFP Carlos, un periodista que prefirió no revelar su apellido y que sigue buscando trabajo en su profesión, tras regresar al país luego de una maestría en el extranjero.

Una administradora de empresas, Arlen Soza, explicó que también recaló en el call center ante la dificultad de obtener un empleo, pero sigue buscando una plaza en su profesión.

Sin embargo y pese al alto desempleo, la oferta de personal bilingüe disponible y atraída por este desgastante tipo de trabajo parece estar agotándose, al menos en la capital de este país de menos de seis millones de habitantes.

Val Vandergrift, gerente de Sitel --la mayor proveedora de teleservicios que opera en Nicaragua-- reconoció que ya es "es difícil encontrar personal bilingüe", por lo que su crecimiento para 2013 será mediante la apertura de nuevos centros en el interior del país.

Sitel, que tiene 1.000 consejeros, planea contratar otros 1.500 y en 2013 abrirá oficinas en León (noroeste) y Bluefields, en la región del caribe nicaragüense.

ProNicaragua junto con empresas del sector impulsan un programa piloto de enseñanza de inglés técnico con financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para preparar a personal para el sector.

Según explicó Chamorro, Nicaragua tiene un potencial de crecimiento muy importante, ayudado por la cercanía (geográfica y de diferencia horaria) con Estados Unidos, lo que abarata costos, junto al hecho de ser considerado el país más seguro de América Central, lo que atrae a muchas empresas.