Durante la 53 Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la que participaron los 48 países miembros, se presentó el informe Climascopio 2012 en el que Nicaragua aparece como el segundo país de América Latina, superado solo por Brasil, como líderes de proyectos de inversiones en energía limpia.

El documento detalla que los gobiernos de Brasil, Nicaragua y Panamá, son los que muestran un mayor compromiso con el clima y medio ambiente, por lo que están conscientes de crear proyectos de energías renovables.

Nicaragua se ubicó en el segundo puesto de un total de 26 países que son evaluados por el Climascopio y obtuvo una puntuación total 2,15, resaltando en indicadores que son importantes dentro de la evaluación como las políticas de energía limpia, la estructura del sector energético, el total de inversiones en energías amigables con el medio ambiente, y la disponibilidad de microcréditos verdes.

El informe destaca que Nicaragua tiene el sector de microcréditos verdes más sólido de la región, con un total de 10 organizaciones que proporcionan algún tipo de producto financiero verde.

En el estudio se detalla que en la actualidad la generación a partir de la biomasa y de los residuos constituye una iniciativa emblemática del sector de energía limpia de Nicaragua, con un total de 122MW de capacidad instalada. En 2010, este sector supuso el 36% de la electricidad total generada (1.080GWh).

Sin embargo, es el potencial geotérmico favorable el que posiciona al país en un buen lugar para desarrollar más capacidad energética en los próximos años.

Desde 2009, este prometedor sector se ha quedado con la mayor parte de las inversiones totales en energía limpia.

Las cifras incluidas en el Climascopio 2012 reportan que de 2006 a 2010, Nicaragua atrajo alrededor de US$1.000 millones en inversiones en los sectores geotérmicos.