Londres. Europa tuvo poco respiro este domingo respecto a las condiciones árticas que causaron el cierre de aeropuertos y la cancelación de vuelos durante el fin de semana previo a Navidad, tradicionalmente una de las épocas más agitadas del año.

El aeropuerto más transitado de Gran Bretaña, Heathrow de Londres, se vio forzado a cerrar sus dos pistas de aterrizaje gran parte del sábado debido a las fuertes nevazones. El terminal aéreo no estaba aceptando la llegada de vuelos este domingo y dijo que sólo algunos aviones partirían.

Cerca de 30 toneladas de nieve se sacaban de cada puesto de estacionamiento alrededor de los aviones, pero el hielo hacía peligrosa la tarea de mover a las naves.

"Llega un momento en que el clima tiene tal impacto que simplemente es inseguro volar", dijo Andrew Teacher, portavoz de la operadora del aeropuerto BAA, a la cadena BBC.

La pista de aterrizaje del segundo aeropuerto más transitado de Londres, Gatwick, estaba abierta pero miles de pasajeros sufrían por los retrasos y cancelaciones de vuelos, como los de la mayoría de otros terminales británicos.

En Alemania, la operadora del aeropuerto de Fráncfort, Fraport, dijo que hasta el momento 470 vuelos se habían cancelado este domingo y que se esperaba un empeoramiento de las condiciones climáticas a partir del mediodía.

"Las salas del aeropuerto están repletas de pasajeros", indicó una portavoz, agregando que cerca de 1.000 personas se vieron forzadas a pasar la noche en el terminal.

Revisión a patrones climáticos. La nieve también cubrió de blanco el norte de Francia, retrasando trenes y forzando la cancelación de vuelos.

En los principales aeropuertos de París, Roissy-Charles de Gaulle y Orly, donde se esperaban 700.000 pasajeros, un cuarto de los viajes fueron suspendidos y los retrasos se extendían en promedios de al menos una hora.

El secretario de Transporte de Gran Bretaña, Philip Hammond, dijo que había pedido al principal asesor científico del gobierno que evalúe si el país está experimentando un "cambio radical" de los patrones del clima debido al cambio climático y si es necesario gastar más dinero en preparaciones para el invierno boreal.

Gran Bretaña por lo general experimenta inviernos suaves, pero la temporada del año pasado fue la más fría en 30 años y este diciembre probablemente será el más helado desde 1910.

La Oficina Meteorológica sostuvo que las temperaturas podían alcanzar menos 15 grados centígrados en el oeste de Escocia más adelante este domingo y pronosticó condiciones de helada para todo el país.

El secretario de Asuntos Exteriores, William Hague, dijo a Sky News: "Como ha dicho mi colega, el secretario de Transporte, en este país no hemos estado equipados durante las últimas décadas para lidiar (...) con cada aspecto de un clima frío severo y prolongado".

"Podríamos tener que evaluar si estas cosas sucederán de forma frecuente", agregó.

Operadores de transporte y el gobierno han enfrentado críticas debido a que las heladas obligaron a la cancelación o retrasos de los servicios de trenes después de que algunas vías quedaron cerradas, obligando incluso a algunos pasajeros a dormir dentro de sus autos.