Nissan Mexicana no está conforme con aportar 1% del PIB a la economía mexicana ni con ser la líder en el mercado mexicano, con 27% de participación en ventas de autos, dijo Airton Cousseau, director general de la empresa japonesa en México. El directivo afirma que la automotriz va a la conquista de nuevos clientes en entidades que registran altos niveles de informalidad, como Oaxaca, pues su venta en esos mercados podría elevarse hasta 5% adicional. “No esperaremos a que los clientes lleguen a las distribuidoras, nosotros iremos hasta ellos con créditos”.

El presidente de Nissan Mexicana considera que México debería de vender 2 millones de unidades por año -en el 2014 comercializó 1,1 millones-, de modo que vemos grandes oportunidades para expandir su negocio entre zapateros, tianguistas, manicuristas, tiendas, lavanderías y otros.

Entrevistado en sus oficinas del sur de la ciudad de México, el ejecutivo brasileño sostiene a El Economista que “Nissan sigue viendo oportunidades en México, que otros no las ven. Ya tenemos 27% (del mercado), nos falta otro 73%”.

Airton Cousseau advierte que si se logra terminar con el problema de la importación de automóviles usados, se moverá el mercado de los autos nuevos. “El crédito es la forma de que el mercado automotriz crezca, porque la economía mexicana es muy informal, tenemos 60% de personas que tiene ingresos pero no tiene cómo comprobarlos”.

Desde el arranque del programa Súbete Nissan, enfocado en personas que no pueden comprobar ingresos, la automotriz ya suma 3.000 unidades desde noviembre pasado; en este año se han realizado 700 contratos por mes, su meta es de 1.500 mensuales con la expansión a las entidades del sureste.

Para este año, Nissan Mexicana volverá a romper récord, pues el comportamiento del mercado ha superado sus expectativas.

“La gente puede y tiene condiciones, pero no tiene el atrevimiento de ir a las agencias, porque piensa que está muy por debajo”, mencionó Cousseau.

Insistió: Vamos a realizar sueños y cambiar la forma de tratar al cliente. Estamos enfocados en que se enamoren de la marca. Es una tarea desde el presidente hasta los vendedores. Orgulloso, el CEO de Nissan Mexicana refiere que la industria automotriz representa 4% del PIB de México y Nissan representa 1% del PIB. Para el año fiscal 2015-2016, Nissan prevé aumentar su venta 13%, y recordó que el periodo previo vendió 323.000 autos (44.000 unidades más) y estuvo arriba de su competidor más cercano, con 82.000 autos de ventaja.

Tocará nuevo récord. Para este año, Nissan Mexicana volverá a romper récord, pues el comportamiento del mercado ha superado sus expectativas. Se preveía producir 810.000 unidades y ahora la tendencia se enfoca a que serán 835.000 autos, de los cuales se exportarán 550.000 vehículos.

Airton Cousseau adelantó que el próximo 3 de septiembre se pondrá la primera piedra de la planta de Infiniti y Daimler, la cual producirá 300.000 unidades en el 2018.