A pesar de que México es uno de los grandes productores de vehículos en el mundo, no tiene capacidad productiva para vender dos millones de autos en el mercado interno, por lo cual el gobierno federal debe presionar para generar inversión desde la base de proveeduría hasta la distribución de las unidades, advirtió Airton Cousseau, todavía Ceo Nissan Mexicana.

El ritmo de demanda en la adquisición de autos ha resultado superior al proyectado, por lo que ve que en el 2018 el Mercado mexicano comercialice dos millones de unidades, siempre y cuando el gobierno presione el desarrollo.

Las inversiones mantendrán a México competitivo y así rebasar a India.

"Falta desarrollar proveeduría de acero, plástico, electrónico, aluminio y telas... faltan madrinas para transportar los vehículos, faltan más distribuidoras, falta inversión para desarrollar", acotó.

En su última entrevista en México como Presidente de Nissan Mexicana, Cousseau dijo que el Tsuru no tiene la capacidad para soportar las medidas de seguridad vehicular como las bolsas de aire y los frenos abs, que serán obligatorias a partir del 2018, pero se seguirá ofreciendo hasta que el consumidor lo solicite.