Antes de que concluya la presente década, Nissan arrancará la comercialización de vehículos con tecnologías de conducción autónoma, llamado “piloto para tráfico”, para mejorar la seguridad en caminos y carreteras, anunció Carlos Ghosn, Ceo de la automotriz japonesa.

“Introduciremos autonomía en la intersección que permitirá a los vehículos avanzar en los cruces de la ciudad sin intervención del conductor”, reveló ante los miembros del Club de Corresponsales Extranjeros de Japón.

A finales de 2016, Nissan pondrá al alcance de sus clientes dos nuevas tecnologías dentro de su estrategia de conducción autónoma. Mientras que en el 2018, se contará con la introducción de controles de carriles múltiples, “permitiendo que los vehículos manejen de manera autónoma los peligros de la ruta y los cambios de carril”, definió el presidente y CEO de Nissan Motor Corporation.

En un comunicado, Carlos Ghosn explicó que se ofrecerá al mercado un "piloto para tráfico", que será una tecnología capaz de conducir de manera autónoma —y segura— en una autopista congestionada; además, de contar con un sistema completamente automático de estacionamiento en toda la gama de modelos.

“Nissan ha liderado los esfuerzos de la industria por ofrecer elementos de automatización en los nuevos modelos con la idea de sustituir al conductor en las tareas habituales y, al mismo tiempo, aumentar la seguridad, reduciendo las congestiones de tráfico y contribuyendo a un menor nivel de emisiones contaminantes”, destacó.

La automotriz informó que estudiará las oportunidades de crecimiento generadas por los principales cambios socio-económicos que afectarán a la industria automovilística global.

Ghosn predijo que habrá cuatro grandes cambios que activarán la demanda de la tecnología de conducción autónoma y de los vehículos de cero emisiones como Nissan LEAF, el vehículo 100% eléctrico más vendido del mundo, y de más conectividad a bordo.

Para ello, Nissan trabaja para eliminar la “brecha generacional”, al proporcionar vehículos que seduzcan no sólo a población joven, sino a una población creciente de personas mayores. “Estos consumidores piden tecnología de conducción autónoma que les permita conducir de manera más segura y durante más tiempo”, sostuvo el líder mundial.