Helsinki. Nokia reportó el jueves ganancias trimestrales mayores a las esperadas, impulsadas por una fuerte demanda de sus teléfonos inteligentes baratos, y pese a ello anunció que recortará hasta 1.800 empleos en un afán por reducir los costos.

Las ganancias subyacentes por acción de Nokia del tercer trimestre cayeron a 0,14 euros desde los 0,18 euros de un año atrás.

Sin embargo, el resultado superó las previsiones de un sondeo de Reuters a 36 analistas, que oscilaron entre los 0,08 y 0,12 euros.

Los resultados son los primeros desde que el canadiense Stephen Elop asumió el mando de Nokia el 21 de septiembre de las manos de Olli-Pekka Kallasvuo, bajo el mando de quien el valor de Nokia se redujo a la mitad.

En su unidad clave de teléfonos, Nokia pudo incrementar su precio de ventas promedio a 65 euros, en la primera alza anual en casi una década.

"Creo que es un reporte excelente dado que el portafolio de productos de la compañía estuvo muy débil en el trimestre", dijo el analista de Morgan Stanley James Dawson.

"Los beneficios por teléfonos están un 30% por sobre las expectativas, por lo que es claramente un nivel mucho mayor al esperado por el mercado", dijo Dawson.

Las ganancias impulsaban las acciones de Nokia un 8 por ciento a las 1100 GMT.

Nokia dijo que los despidos -cercanos al 3% del personal en su principal negocio- serían en su división de creación de productos en su organización de teléfonos inteligentes Symbian y en su organización de servicios.

"La guía para el cuarto trimestre está más o menos en línea con las expectativas. Es positivo que se mantengan focalizados en los costos", dijo el analista Martin Nilsson de Handelsbanken.