Estados Unidos y Canadá liderarán el crecimiento de la producción mundial de crudo en los próximos cinco años, según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que pronosticó grandes cambios en el mercado del petróleo.

La AIE presentó en Londres su informe anual sobre perspectivas del mercado petrolífero a medio plazo, en el que subraya el ascenso de los países emergentes como consumidores de crudo y en el terreno del refinado.

La Agencia -que vela por la estabilidad energética de sus 28 países miembros- indicó que los avances tecnológicos que se aplican en Norteamérica (en este caso, se excluye México) están permitiendo la extracción de recursos hasta ahora inaccesibles.

"Norteamérica ha iniciado tal choque en la producción de petróleo que sus efectos se notarán en todo el mundo", afirmó la directora de la AIE, Maria van der Hoeven.

El aumento de la producción norteamericana tendrá el efecto de reducir drásticamente las importaciones de esa región, modificará las reservas e incidirá en los precios.

En cuanto a la demanda, los países de fuera de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, integrada por 34 países considerados ricos) se consolidarán este año por primera vez como principales consumidores de crudo.

Además, la creciente industria del refinado en China y Oriente Medio tendrá consecuencias para Europa, que corre el riesgo de quedarse atrás en este sector.