Lima. La Agencia de Promoción de la Inversión Privada (ProInversión) informó hoy que los beneficios socioeconómicos del proyecto Línea 2 del Metro de Lima cuadruplicará el aporte de el Estado durante los 35 años de concesión, y el beneficio para los limeños superará los US$24.000 millones.

Se acuerdo al Estudio de Factibilidad del Proyecto Línea 2 del Metro de Lima y Ramal Av. Faucet - Av. Gambeta de la Red Básica del Metro de Lima y Callo el beneficio para la población superará los US$24.000 millones en los 35 años de concesión.

Este monto es cuatro veces mayor a la inversión máxima del Estado en este proyecto; el beneficio socioeconómico que se obtendrá será por ahorro en tiempo de viaje, ahorro en costo de operación vehicular, reducción de accidentes de tránsito, disminución de contaminación, menores afectaciones a la salud, entre otros.

El Estado contribuye financieramente al proyecto Línea 2 cofinanciando tres ítems: US$3.864 millones para la inversión obligatoria en obras y material rodante de las dos primeras etapas.

Así como el pago de US$490 millones para las expropiaciones, interferencias y otros gastos; y US$1.236 millones para la operación y mantenimiento (Retribución por Mantenimiento y Operación o RPMO) por los primeros 18 años de operación, si los ingresos por tarifa no cubren dichos costos, lo cual es muy probable.

"En total, la suma máxima posible del cofinanciamiento en las etapas 1 y 2 sería US$5.590 millones, no siendo cierto entonces que el aporte total del Estado al proyecto Línea 2 del Metro superará los US$10.000 millones", indicó Proinversión.

Se prevé que a partir del año 23 de concesión hasta el año 35 el monto de RPMO será cubierto por los ingresos del concesionario como resultado del cobro por tarifas a los usuarios.

Cabe mencionar que el aporte del Estado para la inversión (US$3.864 millones) y el RPMO (máximo de US$134 millones anuales por 18 años de operación) son parte del factor de competencia y, por tanto, son valores máximos que pueden ser reducidos en la presentación de ofertas económicas.

El consorcio ganador será el que ofrezca el menor aporte del Estado en la etapa de construcción (para obras y material rodante) y el menor RPMO en la etapa de mantenimiento y operación.

Es importante precisar que la inversión total del proyecto, considerando tanto los montos obligatorios de las etapas 1 y 2 y los que se darían si hubiera el crecimiento esperado de la demanda en la etapa 3, estimado en US$6.620 millones.

Respecto a la primera y segunda etapa (inversiones obligatorias), el monto de inversión asciende a US$5.827 millones con Impuesto General a las Ventas.

De este monto, restando los montos de US$3.864 millones para obras y material rodante y de US$490 millones en expropiaciones, interferencias y otros gastos, la diferencia de US$1.473 millones será financiado por el Concesionario.

La tercera Etapa tiene una inversión de US$793 millones destinada a la adquisición de material rodante adicional, la que se realizará cuando la demanda supere los 660.000 pasajeros por día. De acuerdo a la versión final del contrato, en su momento se evaluaría si el financiamiento sería con aporte del Estado o a través de ingresos tarifarios.