Las medidas anunciadas por Pemex para el trazado de gasolinas tendrán un costo de 200 millones de pesos, se harán en las terminales de almacenamiento y Recepción de la empresa y la primera parte del proyecto se realizó hace una semana en la región sur–sureste del país.

La petrolera informó que la siguiente operación se hará en Jalisco y el Bajío.

Prepara también una serie de reuniones técnicas con los empresarios gasolineros para la próxima semana, en la que explicará las medidas que se van a llevar a cabo en los ductos y la participación que tendrá la Iniciativa Privada en este proceso, explicó el presidente nacional de la Onexpo, José Ángel García.

En entrevista, refirió que la organización conoció las medidas de Pemex para combatir las tomas clandestinas el lunes por la tarde y que el encargo fue el de difundir el comunicado de la petrolera. Habrá además una reunión con el comité técnico de la Onexpo para revisar las repercusiones legales de esta decisión.

“Con la medida se busca desincentivar los ataques a los ductos, reducir las tomas clandestinas con producto que no es apto para consumo final”, dijo.

Consideró que la medida tiene más que ver con el combate a una práctica ilegal y al interés de la empresa en desarrollar nuevas formas de control del mercado.

“La medida no va a desincentivar el interés de las empresas en construir nuevos ductos, lo que hoy tenemos son tramos de ductos y se necesita una red. La experiencia en otros países es que un solo ducto es usado por todas las empresas petroleras y al llegar a una terminal de almacenamiento son marcadas con algún aditivo o algún producto que le otorgue una mejora. En el caso de México, lo que Pemex hará es transportar producto no terminado”, explicó.

Mantienen proyectos. De acuerdo con Pemex, se van a mantener los proyectos que han sido desarrollados por Pemex para la importación de petrolíferos. Es el caso del ducto de 10 pulgadas que va de Matamoros a Brownsville para la importación de hasta 91.000 barriles diarios.

Así como el PMI que posee el paso terminal que es un almacenamiento de petrolíferos, el ducto Frontera Juárez para la importación de gasolinas y las dos terminales de almacenamiento, una en Frontera Brownsville y la otra más al norte de Texas.

Pemex mantiene su versión de que habrá una mezcla final que permitirá el uso masivo de sus productos en el sector automotriz, pero el grupo interno de trabajo deberá decidir en el corto plazo las inversiones en las 77 terminales de almacenamiento que hay en el país.