El Fiscal General de Nueva York, Eric Schneiderman, presentó una demanda contra JPMorgan Chase & Co el lunes por fraude sobre valores respaldados por hipotecas vendidas por el ex banco Bear Stearns.

Esta medida fue la primera acción de un grupo creado por el presidente estadounidense, Barack Obama, para investigar y llevar ante la justicia a quienes hayan cometido delitos durante la crisis económica.

JPMorgan, que compró a su anterior rival Bear Stearns por US$10 la acción en marzo del 2008, dijo en un comunicado que tenía la intención de impugnar las acusaciones.

La demanda alega "preocupaciones serias de larga data" sobre la calidad de las revisiones realizadas por Bear Stearns y que su debido proceso fue comprometido "para crear su volumen de activos".

También reclama un "sistemático abandono de las normas de suscripción".

En su comunicado, JPMorgan señaló que las acusaciones se referían a medidas tomadas por Bear Stearns antes de que fuera comprado por JPMorgan.

"La demanda civil está vinculada con Bear Stearns, que compramos durante un fin de semana en a instancias del Gobierno estadounidense. Esta demanda es sobre la conducta histórica de esa entidad", dijo el banco en el comunicado.

Schneiderman, un copresidente del a mesa de tareas, dijo el 20 de septiembre que su oficina tomaría medidas dentro de poco y que él espera que sus homólogos federales en la fuerza de tarea hagan lo propio también.

Gente con conocimiento del tema dijo que un anuncio a nivel federal está previsto para el martes y que la demanda presentada el lunes por Schneiderman parece haber irritado a sus colegas federales.

Dos funcionarios federales con conocimiento de la investigación dijeron que si bien la demanda fue presentada bajo la ley de Estado de Nueva York, gran parte de la investigación se realizó en a nivel federal.

La demanda de Schneiderman, presentada ante la Corte Suprema del Estado de Nueva York, se basa el ley Martin, el poderoso estatuto de Nueva York para evitar fraudes, que no requiere pruebas de intento de engaño.

Antecedentes similares. Esta no es la primera vez que Bear Stearns ha surgido como una figura central de la crisis financiera. En junio del 2008, dos ex gerentes de fondos de Bear Stearns fueron acusados por fiscales federales por mentir a los inversores sobre la salud financiera de sus fondos, que habían invertido mucho en valores de hipotecas respaldados por préstamos subprime.

Los gerentes fueron absueltos en un caso que aún persiste como uno de los pocos procesos criminales contra los banqueros de Wall Street derivados de la crisis financiera.

La demanda del lunes se da en un año difícil para JPMorgan y su presidente ejecutivo, Jamie Dimon. Autoridades federales están actualmente investigando una pérdida comercial de cerca de US$6.000 millones en JPMorgan.

El mes pasado, reguladores estadounidenses pidieron al banco que demostrara que no violó las normas federales al enviar información errónea y omitir hechos en sus tratos con el regulador y el operador de la red eléctrica de California.

La fuerza de investigación fue formada para revisar la agrupación y venta de hipotecas riesgosas tras la crisis financiera del 2008 e incluye al Departamento de Justicia, la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y la Dirección Impositiva (IRS, por su sigla en inglés).