París. Airbus asumió un costo de 1.300 millones de euros (US$1.600 millones) por los retrasos en el desarrollo de su avión de transporte militar A400M, lo que elevó los cargos a su proyecto de defensa de Europa por encima de los 8.000 millones de euros (US$9.907 millones) y empañó sus sólidas ganancias estructurales.

Las acciones del mayor grupo aeroespecial de Europa ganaban casi 10% a las 1020 GMT, luego de haber reducido los costos de su nuevo avión A350 y confirmó que está evaluando incrementar la producción de su exitoso modelo A320 en un 17%, a un ritmo de 70 unidades mensuales, en vista de la fuerte demanda.

Sin embargo, hizo un llamado a sus proveedores de motores para que apresuren el trabajo rezagado que ha afectado las entregas del modelo actualizado A320neo y dijo que la meta de un total de 800 entregas dependería del desempeño de estas firmas.

"Tenemos muchos desafíos en el futuro, pero son manejables", dijo este jueves el presidente ejecutivo Tom Enders.

Airbus reportó un aumento de 8% en su ganancia operativa ajustada del 2017 de 4.253 millones de euros (US$5.266 millones), sobre ventas estables de 66.767 millones de euros (US$82.684 millones), y prevé un ascenso de 20% en sus utilidades estructurales, una cifra seguida de cerca por los inversores.

Analistas esperaban en promedio ganancias ajustadas operativas del 2017 de 3.996 millones de euros (US$4.948 millones) e ingresos de 67.343 millones de euros (US$83.39 millones). La compañía incrementó su dividendo en 11%.

El cargo por el A400M se produjo después de que la semana pasada Airbus rechazara un acuerdo provisorio con siete naciones compradoras de la alianza OTAN debido a nuevos retrasos para la aeronave de transporte militar.

"Esto ciertamente no es lindo pero estamos haciendo progresos en general", dijo Enders a los analistas, y añadió que el acuerdo reduciría significativamente los riesgos.