Río de Janeiro. El regulador petrolero de Brasil, ANP, informó este jueves que detectó una filtración de crudo desde el lecho marino del campo Frade, cerca del lugar donde se produjo un derrame en noviembre por actividades de exploración de la petrolera estadounidense Chevron.

ANP no precisó el tamaño del derrame, pero dijo que parecía que el petróleo no salía del pozo que Chevron tuvo que sellar tras la fuga del año pasado, en la que se vertieron entre 2.400 y 3.000 barriles de crudo al océano.

La nueva filtración se localiza en el yacimiento Frade, frente a la costa noreste de Río de Janeiro. El campo, que produce 80.000 barriles de crudo por día, es operado por Chevron en sociedad con la estatal brasileña Petrobras y Frade Japan, controlada por la japonesa Inpex.

Chevron y el operador de plataformas petroleras Transocean han sido demandados por más de US$11.000 millones por los reguladores brasileños por la filtración de noviembre, que representó menos del 0,1% de la magnitud del derrame de petróleo de BP en el Golfo de México.

La firma también enfrenta sanciones de hasta US$121 millones y se le ha suspendido la licencia para realizar perforaciones en Brasil, donde ha invertido más de US$2.000 millones en el desarrollo del mayor campo petrolero operado por firmas extranjeras.

La ANP dijo este martes que Chevron podría recuperar sus derechos para realizar perforaciones "en meses" si logra convencer a funcionarios brasileños de que conoce exactamente lo que causó la fuga de petróleo.