Ciudad de México. Gerd Dressler, presidente y director general de BMW México, reveló que durante el primer semestre de 2013 la armadora introducirá al mercado mexicano el Active Hybrid 3.

El motor alterna entre uno de gasolina tradicional y otro eléctrico, que a su vez opera con una batería de litio de alto rendimiento y aprovecha el frenado del vehículo para recargar su sistema.

Según información de la empresa, el motor a gasolina que operará este automóvil híbrido será de seis cilindros, con un potencial de 306 caballos de fuerza, que se sumarán al motor eléctrico de 250 kilowatts y que a su vez proporciona 340 caballos de fuerza.

“Llegará en el primer semestre. El precio, aún no confirmado, en su momento de lo daremos. Es tecnología diferente y sí va a tener un precio adicional, pero será muy racional con el cliente”, aseguró Dessler.

De hecho, este es el segundo intento de BM W por introducir a México un automóvil híbrido, luego de que hace tres años trajera el Active Hybrid 5, un auto con características similares, pero que en su momento no era viable comercialmente.

“Somos líderes en el segmento y ya hemos presentado autos eléctricos y queremos impulsar al mercado y presentar nuestro liderazgo”, agregó el ejecutivo, quien confió en que el mercado mexicano reciba bien este producto.

De acuerdo con BM W, este vehículo acelera de cero a 100 kilómetros por hora en 5.3 segundos, con un consumo de gasolina promedio de 16.9 kilómetros por litro.

Avance del segmento. Cifras de la Asociación del Transporte Eléctrico de aquel país (EDTA, por sus siglas en inglés) destacan que apenas este año el segmento de eléctricos rebasó por primera vez 3% de participación, con un total de 353.614 unidades al cierre de septiembre.

De esa cantidad, 322.515 corresponde a unidades que funcionan con gasolina pero se apoyan en la electricidad, y sólo 31.099 unidades correspondieron a eléctricos al noveno mes de este año.

Esto también se debe a que Estados U nidos un automóvil híbrido puede costar alrededor de 30% más que uno tradicional a gasolina; sin embargo, en ese país el gobierno aplica un incentivo económico que cubre esa diferencia.

Ante ese escenario, Dressler confía en que se pueda encontrar en México alguna forma de incentivar a los compradores, para de esa forma dar impulso a este segmento de mercado que, confió, en breve comenzará a despegar.