Zurich. El nuevo jefe interino de UBS recibió una labor que tardará dos a tres años, dijo este domingo el presidente de la firma, luego de que el director ejecutivo Oswald Gruebel renunciara por un escándalo que involucró US$2.300 millones en operaciones deshonestas.

Este sábado, el directorio de UBS aceptó la renuncia de Gruebel, de nacionalidad alemana y 67 años, y nombró como reemplazo interino a Sergio Ermotti, proveniente de la región suiza de Ticino.

El directorio está revisando candidatos internos y externos para llenar el cargo de forma permanente y el presidente Kaspar Villiger dijo a un periódico este domingo que el ex líder del Bundesbank Axel Weber participa en el proceso de selección como asesor independiente.

Pero Weber aún no asumirá la presidencia de UBS hasta el 2013, indicó Villiger.

También señaló que Ermotti, ex banquero de UniCredit que se unió a UBS en abril como jefe para Europa, Oriente Medio y Africa, y ha trabajado en Londres y Nueva York, es un fuerte candidato a quedarse en el cargo.

"Tiene mucha experiencia y trae mucho de lo que se necesita para dirigir el banco. También creo que es bueno que sea suizo", dijo Villiger a NZZ am Sonntag.

Con el público suizo perdiendo la paciencia con el mayor banco del país tras una serie de crisis paralizadoras, la nacionalidad de Ermotti podría darle una ventaja por sobre otros competidores y ayudarle a lidiar con políticos y reguladores.

Villiger señaló que el directorio ya le pidió a Ermotti, quien fue tomado en cuenta para el cargo de director ejecutivo de UniCredit en Italia, que acelere una reforma sobre la banca de inversiones.

"Reformar el banco probablemente tomará los próximos dos a tres años antes de que esté todo terminado", indicó Villiger.

Villiger, ex ministro de Finanzas de Suiza que también enfrentó llamados a renunciar a causa del escándalo, dijo en una conferencia telefónica con reporteros el sábado que el banco se apegaría a los planes para que Weber se una al directorio el próximo año y asuma la presidencia el 2013.