Bogotá. A partir de abril Miguel Cortés Kotal empezará a presidir el Grupo Bolívar, que en la actualidad es el tercero más grande del país. En esta consolidación fue fundamental José Alejandro Cortés, quien se retira de la entidad después de 55 años y le entrega la posta a su hijo.

- Su nombre se venía mencionando como el más posible sucesor de su padre en el Grupo, ¿en realidad cómo fue el proceso?

Me tomó de sorpresa, porque en el Grupo se promueve por resultados, por éxito, por trabajo en equipo, por experiencia, pero especialmente por cumplimiento de los valores de la entidad. Además, hay gente muy calificada acá. Está el presidente de Davivienda, Efraín (Forero); varios vicepresidentes que son fenomenales. Asimismo, mi padre es el más querido y amable, pero a la hora de hacer negocios es el más transparente y ese tipo de decisiones se realizan en la junta.

- ¿Cuál es el sello que le quiere imponer a su gestión?

Hay ciertas cosas que no se deben cambiar, por ejemplo, los principios y valores se deben mantener, como el respeto al individuo, el creer en el empleado. Lo que tenemos que hacer de una manera más decisiva es compenetrarnos más con la comunidad, con la sociedad, trabajar por una mejor Colombia. Tenemos que ser unos líderes ejemplares, nuestro propósito superior es enriquecer la vida de los colombianos, los panameños, los costarricenses o donde operamos.

- Entre los más recientes proyectos del Grupo está la salida a bolsa, ¿piensa ahondar esa democratización?

Diría que en Davivienda continuará, vamos a hacer más emisiones en Colombia y pensamos en llevarlo a la Bolsa de Nueva York. En seguros no lo hemos contemplado y no lo vimos inminente, aunque tenemos inversionistas colombianos y extranjeros que quieren que salgamos a bolsa, pero esto no se dará en los próximos dos años y en la constructora no lo estamos considerando.

- Sus dos principales competidores han salido a comprar, especialmente en Centroamérica, ¿ustedes hacia dónde miran?

Centroamérica nos interesa, lo mismo que Ecuador, Perú o Chile, Sin embargo, Colombia es nuestra prioridad, pues todavía hay mucho por crecer.

- ¿Y posibilidades de venta?

Eso es decisión de las juntas y de todas las empresas, pero nosotros no vemos la necesidad de vender.

- Mucho se habla de bancarizar a más colombianos, ¿cómo lograrlo?

La banca móvil es la esencia porque el costo de tener una oficina es alto y engorroso. Necesariamente internet y la movilidad van a cambiar la manera como se hace la banca en el mundo.

- ¿Tienen anuncios en ese sentido?

Estamos próximos a sacar un producto muy interesante en febrero o marzo, precisamente sobre ese punto, de cómo llegar a la mayor cantidad de gente. Buscamos que lo puedan usar todos los colombianos que tienen un celular (44,7 millones). No me cabe duda de que la banca se va a transformar en los próximos cinco años fuertemente.

- Recientemente se desató una controversia por los costos de los servicios financieros, ¿qué opina?

Generalizar con la banca es un error, es como meter a todos los colombianos en una misma bolsa. Es importante que cada banco se acerque al ministro de Hacienda (Juan Carlos Echeverry) y muestre todo, yo invierto tanto, gasto tanto, gano tanto. Es importante que se dé la libre competencia y hay que dejar claro que esto no es un monopolio y que acá competimos muy duro.

- ¿Es cierto que los bancos ganan mucho?

Todo el mundo dice eso. Si uno mira los retornos sobre patrimonio de los bancos en 2010, cerramos más o menos en 16% , hay empresas que tienen el 30% o 40%, hace unos años un CDT le daba el 13%, mientras que se corren muchos riesgos para ganarnos el 15% o 16%.