El nuevo presidente del gigante automotor alemán Volkswagen, Herbert Diess, prometió este jueves impulsar con mayor firmeza el cambio cultural en la empresa tras el escándalo por la manipulación de motores de millones de automóviles.

El presidente ejecutivo, quien anteriormente dirigió con buena fortuna la marca Volkswagen, sostuvo que el éxito económico duradero solo es posible con una cultura empresarial sana.

"En este sentido, Volkswagen tiene que ser más honesta, abierta, sincera. En una palabra: decente", dijo Diess en la asamblea general de accionistas del mayor fabricante de autos del mundo.

Para ello, explicó, la directiva ha puesto en marcha un programa para destapar irregularidades con mayor rapidez y sancionarlas sin miramientos.

La directiva ha puesto en marcha un programa para destapar irregularidades con mayor rapidez y sancionarlas sin miramientos.

Diess fue nombrado presidente el pasado 12 de abril en reemplazo de Matthias Müller, quien tomó las riendas poco después de que la empresa admitiese en septiembre de 2015 que había instalado un software ilegal en los motores de 11 millones de automóviles en todo el mundo para simular emisiones menores de gases contaminantes.

Pese al escándalo, la automotriz registró en enero ventas récord y en el primer trimestre del año obtuvo beneficios por 20.100 millones de euros (US$24.300 millones).

Este año, el grupo con sede en Wolfsburgo tiene previsto lanzar al mercado más de 70 vehículos nuevos y espera aumentar los ingresos en hasta un 5%.