La cultura de seguridad en BP Plc será "una de mis mayores prioridades", dijo el martes el recientemente designado presidente ejecutivo de la compañía en una rueda con periodistas.

Bob Dudley, quien ha sido el directivo que condujo gran parte de la respuesta operativa de la petrolera británica al derrame de crudo del Golfo de México reemplazará a Tony Hayward el 1 de octubre.

El ejecutivo dijo que la seguridad estará entre sus principales preocupaciones y aseguró que BP cumplirá con todos sus compromisos vinculados al desastre frente a las costas de Estados Unidos. 

Bloqueos. Manifestantes de la organización ecologista Greenpeace inutilizaron el martes unas 50 gasolineras de BP en el centro de Londres, en protesta por el derrame de petróleo en el Golfo de México.

Greenpeace y BP dijeron que los activistas detuvieron el flujo de combustible activando interruptores de seguridad en las playas de las gasolineras y luego retirándolos para evitar que las estaciones volvieran a reabrir.

Greenpeace dijo que sus activistas habían podido clausurar 47 estaciones de servicio en la capital inglesa. BP confirmó que 35 se vieron forzadas a cerrar temporalmente, pero que la mitad de ese número había vuelto a funcionar y vendían combustible con normalidad.

La compañía calificó a los incidentes como "actos de vandalismo" y dijo que reabrirá los locales tan pronto como sea seguro.

En Estados Unidos, los consumidores han ventilado su frustración por el derrame con manifestaciones en gasolineras y oficinas corporativas, además de campañas en las páginas online de redes sociales Facebook y Twitter.

BP describió la maniobra como "un acto irresponsable e infantil" que interfirió con los sistemas de seguridad.

Una de las estaciones afectadas sirve para abastecer de combustible a ambulancias, dijo una portavoz de BP, criticando la protesta como "un total desprecio por la seguridad de los motoristas y el personal en las instalaciones".

Con información de Reuters y www.elmundo.com.ve