El nuevo primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, dijo este martes que su gobierno estaría dispuesto a tomar medidas para apoyar al atribulado sector bancario del país.

"Quiero decir muy claramente que el Gobierno está dispuesto a intervenir con el fin de garantizar la estabilidad de los bancos y los ahorros de los ciudadanos", dijo a la Cámara de Diputados en su primera alocución como primer ministro.

Monte dei Paschi di Siena, el tercer mayor prestamista de Italia, está presionando en un último intento por recaudar 5.000 millones de euros que necesita del mercado para permanecer a flote.

Sin embargo, una fuente del Tesoro italiano dijo el lunes que el Gobierno estaba dispuesto a inyectar capital en el banco, uno de los varios que atraviesa dificultades por la concesión de créditos dudosos.