Washington. El presidente estadounidense, Barack Obama, aceptó poner nuevos paneles solares en el tejado de la Casa Blanca por primera vez desde que el entonces presidente Ronald Reagan removiera algunos en 1986.

"Para fines de esta primavera, habrá paneles solares que convertirán la luz solar en electricidad y un calentador de agua solar en el techo de la Casa Blanca", dijo este martes el secretario de Energía, Steven Chu, en una conferencia de energías limpias en la Universidad George Washington.

"Ha sido un largo tiempo que los hemos tenido allí", agregó.

Obama ha sido criticado por los ambientalistas y empresas por no presionar al Senado este año lo suficiente para aprobar un proyecto de ley climática que pudo impulsar las energías renovables, como plantas eólicas, solares y geotermales.

Obama dijo a la revista Rolling Stone, a fines de septiembre, que la política energética estadounidense en el futuro quizás tendría que hacerse por "pedazos", en vez de una extensa legislación.

Chu no señaló cuántos paneles se instalarán, pero una fuente ambientalista dijo que entregarían energía para parte de la electricidad y el agua caliente que se utilizan en los cuarteles de Obama.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter fue el primer mandatario en poner paneles solares en el tejado de la Casa Blanca, una medida para impulsar las energías alternativas durante la crisis petrolera desatada por conflictos en el productor de crudo Irán.

En 1979, Carter inauguró 32 paneles termales, que calentaban agua, en lo que calificó como la primera conferencia de prensa desde el tejado de la Casa Blanca.

Reagan luego los removió durante reparaciones del tejado.

"En el mundo, la Casa Blanca es un símbolo de libertad y democracia", dijo Chu. "También debería ser un símbolo del compromiso estadounidense con un futuro de energías limpias", declaró.

El mes pasado, el activista medioambiental y autor Bill McKibben condujo a un grupo de estudiantes desde Maine, en una camioneta alimentada con biodiesel, para llevar uno de los paneles solares originales de Carter a la Casa Blanca.

El grupo desafió a Obama a reinstalar el panel, que aún funciona.

Un funcionario se reunió con el grupo, pero la administración decidió en contra de volver a instalarlo.

McKibben dijo que la medida de poner paneles en la Casa Blanca podría impulsar las energías renovables de la misma forma que el jardín de vegetales de la primera dama, Michelle Obama, elevó la venta de semillas.

"Podría ser un gatillo para una ola de instalaciones solares a lo largo del país y del mundo", aseveró McKibben.