Chicago (ANDINA). El presidente de Estados Unidos, Barack Obama afirmó que la industria automotriz de su país se recupera tras el rescate financiero gubernamental, y ahora son más rentables, competitivas, y generan miles de empleos.

“La inversión fue positiva porque los cientos de miles de empleos que se han salvado hizo que valiera la pena", subrayó.

Así lo manifestó durante su visita, en la víspera, a una planta de General Motors en Michigan, acompañado del presidente de Corea del Sur, Lee Myung-bak.

Una de las primeras tareas cuando asumió la conducción de la Casa Blanca en enero del 2009 fue rescatar la industria automotriz, que se concretó con una asistencia gubernamental de US$86 mil millones.

“Habían muchos políticos que afirmaban que no valía la pena, el tiempo, ni el dinero invertido en ayudar a las automotrices, y aún hay algunos que todavía lo sostiene", dijo Obama.

El rescate financiero de la industria automotriz en Estados Unidos, posibilitó la creación de 128 mil nuevos empleos en el sector.

La planta ensambladora de General Motors en Orion, Michigan, donde se produce el nuevo auto Chevrolet Sonic, que visitaron ambos mandatarios, iba a ser cerrada hace dos años, antes del rescate financiero.

Barack Obama resaltó la importancia del nuevo Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Corea del Sur, ratificado por el Congreso estadounidense esta semana, para el sector automotriz.

"Si los estadounidenses pueden comprar autos Kia y Hyundai de Corea, entonces los coreanos deben ser capaces de comprar autos de Ford y Chrysler", dijo Obama.