Washington. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, encomió el viernes la cooperación en seguridad nuclear que mantienen China y EEUU, citando como ejemplo la reciente apertura de un centro en Beijing para promover la seguridad y la formación nucleares.

Las palabras de Obama se enmarcaron dentro de su intervención en el plenario de inaguración de la cuarta Cumbre de Seguridad Nuclear (CSN) celebrada en Washington.

Esta cuarta edición de la CSN, la última según el formato actual, reunió a líderes y enviados de 52 países y cuatro organizaciones internacionales y culminó con la divulgación de un comunicado y cinco planes de acción.

En su discurso en el plenario de apertura el viernes, el presidente chino, Xi Jinping, instó a los países de todo el mundo a incrementar la contribución nacional y ampliar la cooperación internacional a fin de consolidar la estructura de seguridad nuclear mundial.

Obama, por su parte, encomió el "avance significativo" en la mejora de la seguridad nuclear en todo el mundo desde la primera edición de la CSN, celebrada en 2010 y que, según apuntó, ha dificultado que los terroristas adquieran material atómico.

Según explicó, 102 naciones han ratificado la Convención sobre Protección Física de los Materiales Nucleares, un tratado clave que está previsto que entre en vigor las próximas semanas.

Sin embargo, advirtió contra la autocomplacencia en la batalla contra el terrorismo, que afronta retos "difíciles".

"No podemos ser autocomplacientes. Tenemos que continuar avanzando", dijo Obama, al tiempo que instó a empeñar esfuerzos internacionales constantes "para mantener el ímpetu en los próximos años".

Subrayó, además, que no se debería permitir que "locos" de los grupos terroristas se apropiasen de material nuclear pues lo usarían para provocar catástrofes humanitarias.

En este sentido, recordó que el grupo terrorista Al Qaeda ha buscado durante mucho tiempo material nuclear, que implicados en los recientes atentados en Europa se interesaron por conseguir este tipo de material y que el yihadista Estado Islámico ya había utilizado armas químicas en Siria e Irak.

Las otras ediciones de la CSN se celebraron en la capital surcoreana, Seúl, en 2012, y en La Haya, en Holanda, en 2014. El evento ha contribuido a que la seguridad nuclear sea una prioridad al más alto nivel y ha desembocado en esfuerzos internacionales coordinados para asegurar el material nuclear almacenado.