Washington. El secretario de prensa de la Casa Blanca, Robert Gibbs, dijo el martes que el presidente Barack Obama está "profundamente frustrado" con la incapacidad para frenar la fuga de crudo en el Golfo de México.

"El presidente está frustrado con todo", dijo Gibbs en la rueda de prensa diaria en la Casa Blanca. Agregó que "el presidente está frustrado con todos".

Los comentarios se producen luego que las tres principales compañías involucradas en el derrame, BP, Halliburton y Transocean se culparan mutuamente durante una audiencia en el Senado sobre la causa del desastre.

Los comentarios también siguen a un intento fallido por frenar el derrame mediante la colocación de un domo de gran tamaño.