Washington. El presidente Barack Obama fijó una ambiciosa meta para que Estados Unidos reduzca sus importaciones de crudo en una tercera parte en 10 años, en momentos en que los altos precios de la gasolina amenazan con minar la recuperación económica.

Obama delineó su estrategia en un discurso después de pasar días explicando la participación de Estados Unidos en la acción militar en Libia, donde los combates, acompañados de disturbios populares en otras partes del mundo árabe, han ayudado a impulsar los precios de la gasolina a US$4 el galón.

"No hay forma rápida de solucionar (este tema). Y seguiremos siendo una víctima de los cambios en el mercado petrolero hasta que nos pongamos serios sobre una política energética de largo plazo segura y accesible", dijo Obama.

El Presidente dijo que el país, que depende de las importaciones petroleras para casi la mitad de su demanda diaria, debe incrementar su independencia energética para mejorar la seguridad nacional.

Otros mandatarios ya han realizado promesas similares sobre la seguridad energética pero no han logrado concretarlas. Cualquier iniciativa política nueva enfrentaría la dura oposición de los republicanos que controlan la Cámara de Representantes.

Los republicanos han tomado con humor la idea de que Obama recorte las importaciones de petróleo una semana después de que visitó Brasil, donde dijo que Estados Unidos quiere ser un buen cliente para sus exportaciones petroleras.

Obama dispondrá de cuatro áreas para ayudar a alcanzar su objetivo de frenar la dependencia de Estados Unidos del petróleo extranjero -impulsando la producción de energía local, fomentando el uso de gas natural en vehículos como autobuses urbanos, fabricando automóviles y camiones más eficientes, y alentando a los biocombustibles.

"No podemos (...) seguir apurando medidas cuando los precios de los combustibles suben y luego desacelerarlas cuando vuelven a caer", dijo Obama a estudiantes de la Universidad de Georgetown.

Estados Unidos consumió casi 20 millones de barriles de petróleo por día en 2010, casi la mitad de los cuales fueron importados. Canadá y México son los principales proveedores de esa nación, seguidos por Arabia Saudita y Venezuela.