Quito. El Gobierno ecuatoriano logró afrontar los efectos del fenómeno de El Niño gracias a los 6 proyectos multipropósitos construidos en los nueves años de gestión con una inversión de 1.100 millones de dólares que permitieron proteger 142 mil hectáreas de cultivos.

De los seis proyectos, cuatro están destinados al control y mitigación de inundaciones cuyo funcionamiento ha permitido un ahorro proyectado de 300 millones de dólares, en el reciente período invernal, informó el vicepresidente Jorge Glas, durante el informe semanal de labores, desde el cantón Naranjal en la provincia de El Guayas.

Carlos Bernal, Secretario general del Agua, indicó que el ahorro señalado corresponde únicamente a las pérdidas de cultivos evitada y que el balance final se tendrá en julio próximo.

“Ese ahorro no va a manos del Gobierno, sino que queda en posesión de los agricultores, es una nueva riqueza para personas ignoradas por gobiernos anteriores”, dijo el vicepresidente quien recalcó que, por ejemplo, el proyecto Cañar- Naranjal, con 344 kilómetros de diques, protegieron a 80 mil hectáreas de cultivos y benefició a 140 mil familias.

Bernal añadió que los diques controlan las inundaciones pero a su vez sirven como caminos carrozables para transportar la producción agrícola. “Es un orgullo estar aquí en esta zona donde hace años quedaban anegadas por las lluvias”, sostuvo.

Mencionó también que otros de los beneficio de las obras es que en verano permite irrigar las cosechas que antes se perdían por la sequía. “Ahora se incrementan los ciclos de cultivos  y los campos protegidos se toman más productivos”, anotó.

 “Vamos por más… los que más reclaman por la inversión dicen que nosotros no hemos invertido pero apenas hacen plata ellos se la llevan a Panamá”, sostuvo.