La Paz. La dirigencia de Puerto Suárez determinó suspender las medidas de presión que impedían el normal funcionamiento de la Empresa Siderúrgica del Mutún (ESM), para que ésta realice una “adecuada” fiscalización a la firma india Jindal.

El Ejecutivo analizaría una posible investigación al presidente de la ESM.

Este domingo, el dirigente de la Central Obrera Regional de Puerto Suárez, Alberto Eid, anunció que desde el próximo jueves la población de ese municipio asumiría medidas de presión, empezando con bloqueos en la provincia Germán Busch y la Chiquitanía cruceña, como protesta al retraso en la implementación del proyecto siderúrgico del Mutún.

“Todas las movilizaciones de Puerto Suárez han sido suspendidas”, informó este lunes el presidente del Comité Cívico de Puerto Suárez, José Santander, tras haber participado en un diálogo en el lugar con el ministro de Minería, José Pimentel, y con varias autoridades regionales.

“Se están abriendo las oficinas de la ESM con todas las garantías para que haga una adecuada fiscalización al proyecto” de explotación del Mutún.

“No sabemos qué está haciendo Jindal, porque no hay una fiscalización de la ESM”, dijo.

Con respecto al pedido de renuncia del presidente de la estatal siderúrgica, Sergio Alandia, Santander indicó que Pimentel acordó “analizar” una posible investigación al funcionario a través del Ministerio de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción.

Este domingo, el mandatario Evo Morales advirtió a Jindal que si no cumplía con sus compromisos de inversión, el Estado se haría cargo del proyecto. Este medio envió un cuestionario a Jindal para conocer su posición sobre el tema, pero hasta el cierre de esta edición no envió respuesta.

Directivo pide estudio del Mutún. El directivo de la ESM, Ignacio Barbery, dijo que para que el Estado asuma toda la explotación del Mutún debería realizarse un profundo análisis sobre la capacidad técnica y económica del país para ejecutar el megaproyecto.