Sao Paulo. Odebrecht, el mayor grupo diversificado de construcción de Brasil, quiere ganar al menos siete de los 21 contratos para construir pozos petroleros para la estatal Petrobras, dijo el lunes el presidente ejecutivo del conglomerado.

Odebrecht ha provisto a Petrobras hasta el momento con cinco pozos, valorados en total en US$3.000 millones, dijo a Reuters el lunes el presidente ejecutivo de la compañía, Marcelo Bahia Odebrecht, en Sao Paulo.

Analistas estiman que los esfuerzos para explorar los campos costa afuera de Brasil con crudo debajo de una capa de sal, y el equipamiento necesario para extraer petróleo, demandarán al menos unos US$400.000 millones.

Se espera que los proyectos de construcción de navíos y de pozos petroleros aumenten en Brasil, luego de que Petrobras realizó el 2007 el mayor hallazgo de crudo mar adentro en las Américas desde la década de 1970.

El presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, ha instado a Petrobras a favorecer a constructores locales en vez de empresas extranjeras para crear empleos locales y reducir la dependencia a equipamiento importado.

"Hay un gran interés en desarrollar este tipo de proyectos en Brasil, hay un gran interés en invertir en la industria energética (...)", afirmó Bahia Odebrecht.

El desastre ecológico en el Golfo de México por el derrame de petróleo en un pozo de BP no ha mudado los planes de Brasil de bombear miles de millones de barriles de crudo de yacimientos situados en las profundidades bajo el lecho oceánico.

Los brasileños aún consideran a las reservas subsal como un tesoro oculto de riqueza no explotada y los líderes políticos están enfocados principalmente en disputas respecto a cómo distribuir futuros ingresos petroleros más que en el potencial de daño medioambiental.

Gran potencial. Funcionarios gubernamentales han estimado que hay un mínimo de 50.000 millones de barriles de crudo en los denominados campos subsal que, si son explotados, podrían convertir a Brasil en el cuarto mayor productor mundial de petróleo.

El área subsal abarca más de 800 kilómetros a lo largo de la costa atlántica brasileña, desde el estado de Espírito Santo en el sudeste de Brasil hasta el estado de Santa Catarina, en el sur del país.

El ejecutivo de Odebrecht no entregó detalles respecto a la fecha de la licitación ni sobre ningún otro detalles de su oferta.

Esos contratos, más el involucramiento del grupo en proyectos de construcción de viviendas sociales y de energía renovable, probablemente ayuden a consolidar los ingresos de las 13 subsidiarias de Odebrecht a 50.000 millones de reales (US$27.847 millones) este año. Esa cifra sería alrededor de un 11% más que los 45.000 millones de reales obtenidos en el 2009.

Dentro del grupo operan más de una docena de compañías de los sectores de la construcción, de energía renovable, de logística, de petróleo, de gas y de petroquímicos.

Odebrecht gastará entre 3.000 y 4.000 millones al año hasta el 2012 para financiar su expansión internacional, que incluye contratos en Mozambique, Libia y algunos países de Latinoamérica, sostuvo Bahia Odebrecht.