Río de Janeiro. La constructora brasileña Odebrecht, la mayor del país, obtuvo su primer crédito en los mercados internacionales desde que la policía detuvo a su presidente, Marcelo Odebrecht, el pasado 19 de junio.

La multinacional afirmó en un comnuicado que su filial Odebrecht Oleo e Gas logró un préstamo de US$803,7 millones, a pagar en 10 años, de un grupo de siete bancos internacionales para financiar la construcción de una plataforma marítima encomendada por la petrolera Petrobras.

La plataforma, conocida como FPSO Pionero de Libra, será la primera a explorar el campo de Libra, el mayor yacimiento de petróleo en el océano Atlántico en territorio brasileño y que tienen unas reservas de entre US$8.000 y US$12.000 millones.

"La FPSO Pionero de Libra es un marco para la producción de petróleo en Brasil y tenemos orgullo de contribuir para ese proyecto con nuestra capacidad técnica y financiera", explicó en la nota el director financiero de Odebrecht Oleo e Gas, Rogerio Ibrahim.

El dirigente resaltó que ante el mal momento que vive la economía brasileña y Petrobras.

La obtención de este préstamo "refuerza nuestra fuerte relación con instituciones bancarias importantes, construida con base en nuestro histórico, disponibilidad de garantías y liquidez", destacó.

La capacidad de Odebrecht para financiar su operación estaba en duda desde el mes pasado, después de que su presidente, Marcelo Odebrecht, fuera detenido, junto a otros directivos de la empresa acusados de corrupción, lavado de dinero y asociación para delinquir, en un caso vinculado con un escándalo por supuestos sobornos en Petrobras.

Odebrecht es una de las empresas que formaba parte de la red que desvió unos US$2.000 millones de la petrolera en la útima década.

De acuerdo con la policía, las empresas obtuvieron contratos amañados con Petrobras, al inflar los valores y repartirse los recursos restantes entre directores de la petrolera estatal y partidos políticos que amparaban las corruptelas.