Lima. Una subsidiaria del Grupo Graña y Montero informó a la Superintendencia del Mercado de Valores de Lima (SMV) que fue notificada acerca del inicio de un arbitraje del Grupo Odebrecht, esto en el marco del proceso concursal abierto por Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad (Indecopi) por la insolvencia del Gasoducto Sur Peruano.

La firma brasileña cuestiona la validez de un contrato celebrado el 29 de abril de 2016, en el que junto a las empresas Enagás, Graña y Montero, GyM, Negocios de Gas y Gasoducto Sur Peruano, se acordó que las decisiones del Consorcio GSP serían tomados por unanimidad, publicó el diario Gestión.

En tanto, Graña y Montero asegura que el contrato de Subordinación y Cesión de Derechos "es un acuerdo plenamente válido y exigible entre las partes firmantes". No obstante, agrega que evalúan la petición arbitral con sus asesores legales.

Odebrecht estaría buscando revertir los efectos del proceso concursal en el Indecopi por insolvencia que fue iniciado por Enagás el pasado diciembre, para mantener la adopción de decisiones por unanimidad y así negociar la venta directamente con el Estado.

Graña y Montero asegura que el contrato de Subordinación y Cesión de Derechos "es un acuerdo plenamente válido y exigible entre las partes firmantes".

El Indecopi inició el pasado mes de diciembre el procedimiento concursal ordinario por quiebra del consorcio Gasoducto Sur Peruano tras haber sido solicitado por Enagás en febrero del mismo año, “por adeudarle obligaciones ascendentes a US$417 mil por facturas impagas".

Enagás comunicó en diciembre que solicitaría al Estado Peruano el inicio de un procedimiento de trato directo previo a un arbitraje internacional con el objeto de buscar un acuerdo amistoso por la disputa sobre la inversión realizada por la empresa en el proyecto del Gasoducto del Sur Peruano

Sin embargo, advirtió que Perú no había avanzado suficiente en el proceso de relicitación de GSP, lo que podría dificultar la recuperación de su inversión.

El consorcio formado por Odebrecht y Enagás obtuvieron la buena pro del Gasoducto Sur Peruano el 2014, mientras Graña y Montero se unió el 2015. 

*Con información de Gestión y Reuters