Buenas noticias para el gremio hotelero y para los extranjeros que se interesan cada vez más en Chile como destino turístico, es lo que arroja el último reporte de Hoteleros de Chile, gremio que reveló que la serie de nuevos proyectos que se desarrollarán en el país, sumarán al 2021 cerca de 3.505 habitaciones más a las 12.364 con que actualmente cuenta la industria en el segmentos de tres estrellas y superior. Paulina Sierra, gerenta subrogante de la Asociación comentó que "el crecimiento en la capital sigue siendo interesante para los inversionistas", pero afirmó que el incremento evoluciona a un ritmo más lento en comparación con los últimos tres años.

Pablo Ramírez, manager de Real Estate & Construction de Deloitte, explicó que en los próximos años se verán dos importantes factores de influencia en el mercado. Uno es "la sobrevivencia de los hoteles que presenten mayores ventajas competitivas y posicionamiento"; y el tema de la estructura tarifaria. "Muchos actores han definido una agresiva estrategia comercial a través de las agencias de viaje en línea, por lo que la llegada de otros podrá profundizar esta guerra tarifaria", vaticina Ramírez.

Un caso a analizar es lo que pasa con las instalaciones de la cadena Hilton, que se situarán en terrenos del centro comercial Parque Arauco, donde llegará a las 401 habitaciones. Un crecimiento similar también consignará el sector aledaño al aeropuerto Arturo Merino Benítez, donde se espera que se forme un nuevo núcleo de impulso hotelero por el incremento del terminal aéreo.

Factor clave: descentralización

El gran salto quizás para la expansión del segmento podría observarse en regiones, es ahí donde se cifran las nuevas expectativas. Según el reporte, también hacia 2021 se sumarían más de 3.267 nuevas habitaciones a las 12.487 que existen. De ese crecimiento, 1.800 se concentrarían en el norte, dispuestas a atender la demanda del sector minero de Antofagasta y Atacama, mientras que el resto se racionaría desde Valparaíso hacia el sur.

Las cifras alegres del precio del cobre podrían gatillar la renovación del sector. Ramírez explicó que este componente "puede reactivar proyectos hoteleros que estaban stand by" o la comprar de hoteles en funcionamiento.

Aunque hoy se viven proyecciones alegres para el rubro hotelero, Ramírez considera que el negocio de los hoteles vive tiempos complejos, ya que el negocio se debe desarrollar de manera distinta, manteniendo un mix de servicios, como estacionamientos, placas comerciales y oficinas, entre otros, teniendo una estrategia que pueda prever malas rentabilidades en ciclos de bajo precio del cobre.

Otro punto de desarrollo y apuesta al futuro es el arribo de la cadena Wyndham a Concepción, la mayor del mundo en número de recintos. Este aterrizaje, sin duda, comprueba la tendencia creciente de que firmas internacionales estén mirando el sur del país como un mercado de alto valor estratégico. Una zona donde se puede crecer, ya que capitales regionales como Punta Arenas, Coyhaique, Valdivia y Talca aún no poseen hoteles operados por cadenas internacionales.