Santiago. Las ofertas por una participación en la minera chilena SQM rondan los US$2.000 millones y están sujetas a que la empresa finalice los conflictos que mantiene con el Gobierno del país sudamericano, reportaron el viernes medios locales.

El polémico controlador de SQM, Julio Ponce, inició en diciembre el proceso de venta de las acciones de su firma de inversiones Oro Blanco en Pampa Calichera, que a su vez posee cerca de un 23% de SQM.

El directorio de Oro Blanco conoció el jueves las propuestas recibidas por su asesor Itaú Argentina, que según reportes habrían sido dos o tres, principalmente de firmas chinas que buscan asegurarse el suministro de litio, una materia prima clave para la pujante industria de baterías para vehículos.

El valor de las ofertas, que tenían plazo hasta esta semana para ser presentadas, habrían sido de entre US$2.000 millones y US$2.500 millones en el caso de dos propuestas, según reportó el diario chileno La Tercera.

En tanto, Diario Financiero dijo que se han presentado tres ofertas, las cuales rondarían los US$1.800 millones. Ninguno de los diarios reveló sus fuentes sobre la información.

Inicialmente, en el mercado se había estimado que el valor por la participación indirecta en SQM, una de las mayores productoras mundiales de fertilizantes y un importante actor en el mercado del litio, alcanzarían incluso los US$3.000 millones.

Según ambos reportes, la mayoría de los interesados condicionaron sus propuestas a que la minera logre finalizar un arbitraje que presentó el Gobierno ante una controversia por un supuesto incumplimiento en el cuidado y pago por el uso de pertenencias mineras.

El proceso podría incluso significar la pérdida de la operación en un salar clave de la empresa en el norte de Chile que representa una parte relevante de sus ventas.

La polémica con el Gobierno, que se suma a los escándalos de financiamiento ilegal de políticos que involucra a la minera, alejó a varios interesados en la participación que vende Julio Ponce, quien se hizo con la empresa durante la dictadura de su ex suegro Augusto Pinochet.

La productora de fertilizantes Israel Chemicals (ICL) y la china Ningbo Shanshan desistieron en los últimos días de participar en el proceso, debido a la complejidad e incertidumbre del mismo.