Buenos Aires. El oficialismo en Argentina buscará este miércoles en el Parlamento convertir en ley el proyecto de ratificación del acuerdo de compensación a la petrolera española por la expropiación del 51% de las acciones de YPF.

La Cámara de Diputados de Argentina, de mayoría oficialista, debatirá mañana en el pleno este iniciativa, que prevé una compensación a Repsol por US$5.000 millones en bonos públicos, una deuda que se terminará de saldar en 2033.

El convenio, rubricado en febrero pasado por el Gobierno de Cristina Fernández y la petrolera española, ya fue ratificado por el Consejo de Administración de Repsol y por el Senado argentino.

Una vez que reciba el visto bueno en la Cámara de Diputados, entrará en vigencia, con la emisión del menú de bonos públicos que se entregarán a Repsol.

Sobre 257 escaños de la Cámara baja, el oficialismo cuenta con obtener 133 votos a favor en la sesión de este miércoles, sumando los diputados propios y los aliados tradicionales al gobernante Frente para la Victoria, según fuentes parlamentarias.

Desde distintos bloques opositores, cerca de sesenta diputados han anticipado ya públicamente que votarán en contra del proyecto.

El acuerdo supondrá para Argentina la emisión de deuda pública por valor de hasta US$6.000 millones, que incluirán US$5.000 millones en títulos a valor nominal que se entregarán a Repsol más otros US$1.000 millones para cubrir la suma acordada en caso de que los títulos coticen en el mercado por debajo de su valor nominal.

El Gobierno argentino argumenta que la compensación será justa y conveniente para el país y permitirá que YPF, libre de litigios con Repsol, consiga mayores inversiones para su ambicioso plan de exploración y explotación, con desembolsos por US$7.000 millones anuales proyectados para el período 2013-2017.

YPF está bajo control del Estado argentino desde mayo de 2012, cuando el Parlamento aprobó la expropiación del 51% de las acciones de la petrolera a la española Repsol, que mantiene una participación del 12% en la mayor productora de hidrocarburos del país suramericano.

La petrolera argentina registró el año pasado un beneficio neto de 5.681 millones de pesos (más de US$709 millones), con un alza interanual del 45,6%.