La Organización Mundial de la Salud Animal (OIE) reconoció en Costa Rica un riesgo controlado de la enfermedad "Encefalopatía Espongiforme Bovina" (EEB) conocida como "enfermedad de la vaca loca", informó hoy el Ministerio de Agricultura y Ganadería de este país centroamericano (MAG).

La OIE determinó que Costa Rica cumple con el procedimiento operacional normalizado para prevenir la "enfermedad de la vaca loca" y aplicar las medidas de control adecuado en la cadena productiva.

La EEB es una enfermedad progresiva que afecta significativamente el sistema nervioso de los bovinos. El periodo de incubación se extiende entre cuatro y cinco años regularmente y aún se carece de un tratamiento o vacuna contra este mal.

Según el Director de Servicio Nacional de Salud Animal de Costa Rica, German Rojas, la determinación de la OIE otorga valor agregado al sector ganadero costarricense, lo cual repercutirá en una apertura de mercados para la producción local.

Rojas señaló que a partir de ahora Costa Rica se encuentra en igual condición sanitaria respecto a los países de altos estándares sanitarios como España, Alemania, Francia y enfatizó la satisfacción del sector al dar "una prueba de transparencia" que "contribuye a promover la sanidad animal y la salud pública en el mundo".