Viena. El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) elaboró una metodología para evaluar los puntos débiles en la seguridad de las instalaciones nucleares, según un informe elaborado por su director general, Yukio Amano.

"Esta metodología permite estudiar la posibilidad de incrementar la fiabilidad de las centrales nucleares", señala el documento.

Presentado en la reunión del Consejo de Administradores del OIEA, realizado en Viena, el estudio enumera los fenómenos naturales capaces de afectar la seguridad de las centrales naturales.

Asimismo, se advierte de las consecuencias de esos fenómenos y del sistema de reacción de los operadores centrales ante una emergencia de envergadura como la que representan las desgracias naturales.

La metodología fue elaborada conforme al Plan de Acción sobre Seguridad Nuclear en la 55 Conferencia General del OIEA celebrada en septiembre.

Dicho Plan de Acción fue aprobado después del devastador terremoto y posterior tsunami de marzo pasado en Japón que provocó graves daños en la central nuclear de Fukushima-1 dejando fuera de servicio el sistema de refrigeración de los reactores. Lo cual, a su vez, liberó radioactividad a la atmósfera.

Las autoridades niponas tuvieron que evacuar a la población en un radio de 20 kilómetros en torno a la planta. Poco después se reportó la contaminación radiactiva del aire, el agua y los alimentos con isótopos de yodo y cesio, recordó Ria Novosti.

Recientemente, la OIEA elaboró un informe según el cual el programa nuclear del gobierno de Irán tiene como objetivo final la fabricación de armas de destrucción masiva.