Ecuador. El Secretario de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade) Alfonso Blanco  destacó que en América Latina existen los mayores índices de explotación de los recursos hídricos para generar energía y que existen países en donde la matriz de generación de electricidad es de casi el 100%.

Resaltó a Ecuador por invertir en proyectos de energías renovables para generación de electricidad.

“Ecuador ha transitado un camino muy interesante, con un muy fuerte aprovechamiento de los recursos hidroeléctricos que dispone el país, eso se traduce en proyectos de infraestructura muy importantes, que se traduce en un activo de largo plazo para Ecuador”, destacó.

Entre 2007 y 2016, Ecuador invirtió US$10.900 millone en el sector eléctrico. En total, en sectores estratégicos, el país andino invirtió US$40.187 millones. Se registrío una reducción histórica de la pérdida de energía y se aumentó la eficiencia energética, de acuerdo a información de la Secretaría Nacional de Planificación.

Ecuador tiene una potencia instalada renovable de 3.853 megavatios, y una capacidad instalada para generación eléctrica de 7.350 MW. Todo esto aumenta la sustentabilidad y la eficiencia energética.

Blanco dijo también que Ecuador se está sumado a todo ese movimiento en materia de energía renovable que está llevando adelante la región. “Hay países que todavía no han empezado este proceso”, hizo notar.

Al respecto, dijo que la Olade apoyará a estos últimos a través del intercambio de experiencias de intercambio y cooperación Sur-Sur con los países que ya han avanzado en ese sentido, para conocer las mejores prácticas.

Manual energético. La Organización  Latinoamericana de Energía presentará el 19 de junio en Quito, el Manual Energético para los 27 países de América Latina y el Caribe que son integrantes de la organización.

Este Manual servirá para orientar a los responsables de la política energética de cada país para elaborar planes para el sector en el corto, mediano y largo plazo y contribuir al desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe.

Es un hito en la región  porque a finales de 1990 fue la última iniciativa que formalizó un documento de estas características y que está en línea con la tendencia global.

Blanco comentó que el Manual es una herramienta de apoyo importante, porque es una forma de establecer en el sector energético una visión planificada, de integración y de largo plazo en los distintos países de la región.

“Y que sea poco influenciada o que no esté sujeta a las administraciones de gobierno, se tienen que generar políticas de estado que trasciendan los gobiernos, con una visión a nivel del sector energía de largo plazo, una visión país y eso es lo que estamos tratando de promover desde Olade”, puntualizó Blanco.