El oleoducto Trans Alaska Pipeline reanudó el lunes sus operaciones, luego que trabajadores instalaran una nueva sección de tubería para esquivar un segmento dañado, anunció el operador Alyeska Pipeline Service Co.

La compañía reactivó el sistema cerca de las 10 a.m. hora local, dijo la portavoz Katie Pesznecker.

El operador cerró el oleoducto la mañana del sábado para instalar 157 pies de nueva tubería y reorientar el flujo de crudo.

Los trabajadores rellenaron dos tanques con crudo previo al reinicio del sistema, dijo la portavoz. Ambos tienen una capacidad combinada de almacenamiento de 400.000 barriles.

El reemplazo de la sección dañada es una operación aparte para la cual Alyeska no ha entregado plazos.

El sistema de ductos Trans-Alaska Pipeline System cerró el 8 de enero después de que se descubriera una fuga en una estación de bombeo. Como resultado, BP y otras empresas paralizaron el 95% de la producción en la zona.