La Organización Mundial del Turismo (OMT) estima que las llegadas de turistas internacionales caerán entre un 1% y un 3% en 2020, lo que supondrá una pérdida de entre US$30.000 y US$50.000 millones para el sector por el impacto del coronavirus.

La OMT ha rebajado este viernes sus perspectivas para 2020, ya que antes del brote del coronavirus la organización había previsto un crecimiento positivo en la llegada de turistas internacionales de entre el 3% y el 4%.

En esta primera evaluación, la OMT prevé que Asia y el Pacífico sean las regiones más afectadas, con una caída prevista de las llegadas de entre el 9% y el 12%.

"En la actualidad, las estimaciones para otras regiones del mundo son prematuras, habida cuenta de la rapidez con que evoluciona la situación", ha explicado la organización, que también ha subrayado que cualquier estimación debe tratarse "con cautela" y es probable que sea actualizada.

En este sentido, el organismo internacional ha solicitado apoyo financiero y político para el sector, al tiempo que ha pedido que el turismo se incluya en los planes de recuperación de las economías afectadas.

"La incidencia del brote del Covid-19 se hará notar en toda la cadena de valor del turismo", ha advertido la OMT.

Piden planes de recuperación. En este sentido, el organismo internacional ha solicitado apoyo financiero y político para el sector, al tiempo que ha pedido que el turismo se incluya en los planes de recuperación de las economías afectadas.

El secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, ha recalcado que "las pequeñas y medianas empresas constituyen alrededor del 80% del sector turístico y están particularmente expuestas, siendo millones las personas, muchas de ellas en comunidades vulnerables, para las que el turismo es su medio de vida".

Para la OMT, los compromisos políticos y financieros son fundamentales para garantizar que el turismo pueda "liderar" una recuperación económica y social, tras demostrar en situaciones pasadas su resiliencia y su capacidad de recuperarse.